Search
  • A Little For Everything

Cuando los consejos te arruinan la relación

Por: Maria Baez


Mensaje de pelea en la pareja...

Desde muy joven escuché la expresión, “Una cosa es lo que se ve y otra lo que sucede con las puertas cerradas”. Ésta es una frase típica la cual describe la realidad en relación a las parejas. Lo que la gente ve, muchas veces es muy diferente a lo que sucede en realidad. Está claro que quien no está involucrado en una relación puede darse cuenta de la realidad, pero no siempre.


Un buen ejemplo ocurre con las mujeres, porque biológicamente estamos diseñadas para hablar mucho. Esto implica que podemos decir en ocasiones, lo que debemos y no debemos decir, ya que es difícil controlar la lengua. Esto quiere decir, que en otras ocasiones la gente puede darse o no cuenta de la realidad que vivimos a puertas cerradas, pero cuando hablamos le abrimos una puerta a otras personas para que puedan opinar, generalmente mujeres. De esta forma conocen nuestra realidad en detalle. Claro está que la realidad desde nuestro punto de vista, lo que no siempre informa la realidad verdadera u oculta otra parte de la verdad.

Existe una tendencia a querer aconsejar cuando alguien nos habla de cualquier situación, aunque no sea un problema. Inclusive, muchas veces personas que tienen un problema buscan a alguien que los escuche, no para que le aconseje y quien escucha no le deja terminar de hablar para darle su consejo o decirle qué hacer.


He notado varias peculiaridades en los consejos de personas que tratan de ayudar a otro, pero al final complican la situación:

1- Buenas intenciones que nos destruyen la vida. No sé si alguno de los que me lee ha escuchado la expresión “El infierno está lleno de buenas intenciones”. Esto quiere decir, que con buenas intenciones hacemos mal y es algo muy común mientras aconsejamos. La culpa no es solamente del que aconseja, sino también del aconsejado porque muchas veces no sabe discernir cuales personas o consejos escuchar o ignorar. Esto sucede porque cuando nos tocan emociones solemos reaccionar impulsivamente.

Muchos de los que aconsejan solamente saben lo que conocen, pero siempre hay detalles claros y específicos de la situación, los cuales no se dicen y se dejan desapercibidos. La omisión de detalles no tiene que ser premeditado. Estos pueden olvidarse o parecer insignificantes.


Por ejemplo: si la mujer A le dice a su amiga que su esposo llega borracho todas las noches, hace mucho escándalo y los vecinos llaman a la policía. Tal vez A le diga a su amiga el tipo de escándalo que su esposo hace y las cosas que dice. Pero tal vez no le cuenta que al llegar también la abusa físicamente delante de los niños.


Supongamos que la persona A le cuenta su problema sabe que es abusada físicamente. El consejo puede variar dependiendo de la persona que lo da. Por ejemplo: si es su madre y también fue abusada por el padre o padrastro de A, posiblemente le diría que es su marido y tiene que aguantar por los hijos y ella se queda aguantando, hasta que un día casi la matan. Si el consejo es de una amiga que nunca ha sido abusada, probablemente le diga que debe salir de esa relación y hasta se moleste con A si es incapaz de dejar su pareja.

2- Cada persona aconseja basada en su experiencia. Es difícil hablar de lo que no se sabe o no se conoce y por tal motivo, la gente habla en base a lo que ha vivido o lo que ha visto de alguien cercano. Por ejemplo: Un hombre que por trabajar mucho y descuidar a su pareja ha tenido tres relaciones y todas le han sido infieles. Él cree que las mujeres hay que tenerlas en continua supervisión por su mala experiencia.


Supongamos que él es amigo de B. La esposa de B sale de vez en cuando con sus amigas mientras él trabaja. Estas salidas pueden ser a la tienda, al salón de belleza y otros lugares. Cuando el amigo se entera de lo que hace la esposa del amigo B, le dará un consejo para que le prohíba salir a su esposa, ya que podría serle infiel. Le cuenta su historia a B y él probablemente cree un conflicto en la pareja de B. El amigo aconseja a B basado en la experiencia que ha vivido. Es muy probable, además, que su consejo sea muy cargado emocionalmente, con mucha intensidad y sentimiento por lo que sufrió, hace que B comience a pensar en cosas que no existen y ver la realidad de manera diferente hacia su esposa.

3- Creer que todos los casos son iguales. La realidad de cada pareja es diferente por más parecida que sea a otra, ya que los actores son diferentes con realidades diferentes, por lo tanto, su caso en particular es diferente al de los demás.


Yo conozco un caso de alguien cercano, la cual es buen ejemplo. Esa amiga tiene un buen esposo, tal vez no sea el mejor del mundo, pero como muchas mujeres quisieran tener uno: responsable, dedicado al hogar, no sale con amigos, entre otras cosas. Mi amiga trabajaba con otras mujeres, quienes habían tenido varios maridos y les contaba cosas a sus compañeras de trabajo.


Un día, ella me dice que dejará a su esposo y se mudará con su hijo por razones ilógicas. Me habla de las amigas que supuestamente la ayudarían a mudarse y le aconsejaron que se separe de su esposo, por la manera que se estaba comportando. Le hice un interrogatorio de todo lo que me dijo referente al esposo y los consejos de sus compañeras de trabajo.

Mi amiga es alguien con poca experiencia de hombre y de la calle, pero sus compañeras de trabajo, al tener varias relaciones fracasadas, para ellas dejar uno más no era nada. Supuestamente ayudarían a mi amiga con la mudanza, pero descubrí que la harían dependiente de ellas, ya que no tenía las condiciones para mudarse sola con su hijo.


Al indagar acerca de lo que mi amiga pretendía hacer, hacía referencia de sus amigas, que ellas se habían separado, rentaron un apartamento solas y que la otra amiga hizo tal otra cosa. Ninguna era capaz de darse cuenta que se trataba de casos diferentes, con realidades diferentes y además lo que justificaba como excusa para la separación, no era motivo para separarse. Era simplemente una situación que ameritaba que ambos se sentaran a conversar para encontrar una solución. Bueno, ese fue mi consejo y resolvieron el problema. Cuando mi amiga se separó de esas otras amigas, la relación con su pareja mejoró.

4- Querer aconsejar cuando los involucrados no ven un problema. Ninguna pareja es perfecta y todas tienen un grado de disfuncionalidad. Lo que funciona en una pareja, no tiene por qué funcionar en otras. Lo que para algunos es un problema, es el punto de equilibrio en otras relaciones.

Con lo anterior quiero decir, que a veces algunas parejas tienen maneras extrañas de hacer las cosas y relacionarse, pero esto no significa que esté mal, solamente hacen las cosas diferente a los demás. Por ejemplo: un hombre es demasiado detallista con su esposa, él hace la mayoría de los quehaceres domésticos, mientras su esposa descansa o no hace nada. La esposa parece sentirse bien como es obvio, pero un primo del esposo se da cuenta de esa dinámica y le aconseja no ser así con su esposa.


Sucede que el hombre detallista y consentidor tiene problemas de disfunción sexual. Su esposa le ha reclamado mucho porque no la satisface sexualmente y se irrita. La pareja, para poder sobrevivir a la situación, llega a una especie de acuerdo implícito, es decir, ellos llegan a un acuerdo del que ninguno ha hablado y ambos están bien o de acuerdo.


Para el hombre, tener disfunción eréctil es humillante y moralmente le afecta. Él, para que su esposa se sienta amada y preste menos atención al problema, le regala flores con frecuencia, la lleva de paseo, a cenar fuera, hace la mayor parte del trabajo del hogar, entre otras cosas. Los detalles son una manera de compensar su deficiencia. La esposa, por su lado presta menos atención al problema del esposo, se siente amada y segura con él.

El familiar que dió el consejo ve lo que sucede, pero no tiene conocimiento del problema de su primo y tampoco del acuerdo implícito de la pareja. Queriendo ayudar a su primo con lo que entiende es un problema, provocaría el conflicto. Puede que se moleste porque aconseja a su primo y no se deja llevar.


Moraleja: si los involucrados están bien y no ven un problema, no abra la boca o no se deje llevar si es el aconsejado. Muchas veces las parejas buscan soluciones extrañas o puntos de equilibrio que para otros puedan ser chocante.


Otro consejo en este mismo sentido es el de una mujer vanidosa, su esposo es autoritario con ella, la tiene como su sirvienta, pero le suple todos sus gustos caros. Las personas quienes ven el caso desde afuera se refieren a ella como “la pobre…” y el esposo como un abusador desconsiderado. Ellos también han hecho su acuerdo. Él le suplirá todos sus gustos caros, pero no es de gratis, ella ha aceptado y se siente feliz porque tiene satisfecho lo que para ella es más importante.

Generalmente la gente no sabe acerca de los acuerdos implícitos y por tanto los consejos no van a funcionar. Nadie permite algo si no recibe beneficio. Si un miembro de la pareja es permisivo o dedicado hasta un límite fuera de lo normal, puede que quiera compensar a su pareja por tolerar o dejar pasar alguna deficiencia, problema o condición que tiene. Si la pareja no aceptara el acuerdo, se quejara y continuara el conflicto.


48 views
Join our mailing list
  • Facebook Black Round
  • Twitter Black Round

©2019 by A Little for Everything.